3 series firmadas por Ryan Murphy cuya estética y aspecto nos inspiran

in

El hombre que tuvo sus primeros éxitos con Nip/Tuck o Glee es ahora uno de los más destacados showrunners en la plataforma Netflix, gracias en particular al éxito de American Horror Story. Desde Ratched en Hollywood pasando por «American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace»: estas son las series más estéticas y más fashion de Ryan Myrphy. (Cuidado, spoilers a la vista.)

Ratched

El nuevo favorito de la plataforma de Netflix, la serie Ratched, la precuela de la película de culto «Alguien voló sobre el nido del cuco», ha logrado ganarse el interés de un público amplio en todos los aspectos, contrariamente a lo que sucede con los críticos que señalan ciertas debilidades en el guion si se compara con la obra maestra de 1975. Sin embargo, al invocar a Mildred Ratched, la enfermera sádica de la película de Milos Forman ganadora de varios Oscar, Ryan Murphy sumerge al espectador en un universo tan lúgubre y morboso como luminoso y bello. De la mano de la fabulosa Sarah Paulson, la serie de 8 episodios ambientada en 1947 en el corazón del norte de California ofrece no sólo espléndidos paisajes, (un motel retro al borde del mar pegado a un acantilado, un hospital psiquiátrico inspirado en el hotel Arrowhead Springs de San Bernardino) sino también un elegantísimo vestuario creado por los diseñadores Lou Eyrich y Rebecca Guzzi. Inspirados en el cine de Alfred Hitchcock y en el período «New Look» de Christian Dior, los colores saturados y las siluetas rabiosamente elegantes de los personajes son fascinantes. Las enfermeras lucen uniformes de seda en cuatro pliegues, verde azulado. Sarah Paulson viste looks estudiados con precisión, con hombros marcados, cintura curvada y caderas redondeadas, todo ello realzado por sombreros de fieltro o guantes de seda. Sharon Stone, siempre a juego con su pequeño mono, opta por looks de estilo Hollywood inspirados en los glamurosos y lujosos trajes de Greta Garbo: pieles, diamantes y seda no faltan casi nunca.

Hollywood

Presentada el pasado mes de mayo, la serie de siete episodios de Hollywood ofrece una visión inclusiva y feminista de una época en la que la realidad del cine era bien diferente. ¿El argumento? Estamos en 1947-48 y los actores sueñan con abrirse paso en la pantalla, muchos de ellos son excombatientes. En la imaginación de Ryan Murphy, el actor Rock Hudson podría haber salido del armario, una joven actriz negra podría haber sido la estrella de un éxito de taquilla escrito por un guionista negro y homosexual y dirigido por un joven prodigio mestizo. Una mujer podría haber ocupado el cargo de una comandante y la prostitución podría haber sido predominantemente masculina. Si el guion de Hollywood abre sin duda las mentes, las imágenes tampoco se quedan atrás. Un verdadero placer visual, el glamour de los años 50 se puede ver en los vestidos ceñidos y con cinturón, los boleros, los guantes y los collares de perlas. Los impecables uniformes y las gorras de los trabajadores de la estación de servicio se inspiran en los de los pilotos de las aerolíneas del ejército. Los estampados vintage en tonos de amarillo y caramelo recubren a Camille Washington (Laura Harrier), las pieles y plumas de leopardo causan sensación cuando las luce Avis Amberg (Patti LuPone) y el rojo llamativo de los trajes de Claire Wood (Samara Weaving) acentúan su lado arrebatador que recuerda un poco a Marylin Monroe.

American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace

La serie «El asesinato de Gianni Versace», estrenada en 2018, cuenta la historia del brutal asesinato, del icónico creador italiano Gianni Versace, y de sus consecuencias, a manos del asesino en serie Andrew Cunanan el 15 de julio de 1997. A finales de los 1980 y principios de los 1990, el universo de Versace cargado de dorados, estampados barrocos y múltiples joyas marcó para siempre la historia de la moda. Con esta serie en la que encontramos a Penélope Cruz en el papel de Donatella o a Ricky Martin en el papel de Antonio D’Amico, el novio de Gianni, Ryan Murphy ofrece, una vez más con la ayuda de la diseñadora de vestuario Lou Eyrich, un verdadero festín visual ostentoso. Podemos ver muchas piezas icónicas de Versace con inspiración occidental, corsés, piezas de cuero… y todo esto sin la ayuda de la propia firma, ya que el proyecto no fue apoyado por la familia Versace. A pesar de ello, el rodaje tuvo lugar en Miami, en la villa Casa Casuarina, la famosa y extravagante residencia del modisto vendida por su hermana en el año 2000.

Estás son las 7 zapatillas más geniales para Halloween 2020

#HowToStyle: utiliza la Reebok Club C en 6 looks