Air Jordan I: de los parqués americanos a las calles de todo el mundo

in

Es el fruto de una de las uniones deportivas más legendarias: el encuentro entre Nike y el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, Michael Jordan. Hace 35 años, el 17 de noviembre de 1984, el equipo de Chicago – los Bulls – jugó un partido del que solo se recordarán estas zapatillas calzadas por el número 23. En el corazón del famoso Chicago Stadium, Michael Jordan pone la primera piedra de una historia que no tiene visos de terminar.

Esta legendaria colaboración podría no haber visto la luz. Durante sus años de secundaria, MJ usó primero Converse, antes de optar por Adidas durante sus estudios universitarios en Carolina del Norte. Ahí es donde se fijan en el chico de Brooklyn, y es el buen instinto del consultor John Paul «Sonny» Vaccarro quien hará que cambien las cosas. Era entonces consultor de marketing en Nike y estaba ya impresionado por el rendimiento del número 23, luchó para convencer a la empresa de que apostara por este joven novato, con el presentimiento de que este joven jugador podía convertirse en una estrella. En esta historia, hay otra persona que desempeña un papel igualmente crucial: David Falk, que tiene la reputación de ser el agente más truculento del basket. Lo que quiere no es solo un acuerdo para equipar a Jordan, sino desarrollar la línea de ropa propia del Jumpman y, por supuesto, crear un par de zapatillas. Peter Moore, diseñador de Nike, crea una zapatilla de cuero de caña alta que se conoce principalmente en color negro/rojo. Moore también diseñará el logo que sigue de plena moda: esas alas que rodean un balón de baloncesto sobre el cual se lee «Air Jordan». Como extra nada despreciable, David Falak defiende los intereses profesionales de su protegido: 2,5 millones de dólares en tres años y la garantía de recibir un porcentaje por cada producto vendido. Trato hecho.

Air « Banned »

¿Qué sería un producto de marketing exitoso sin una buena publicidad? Es la NBA la que llevará la Air Jordan 1 al estrellato. En aquella época, había que cumplir unos requisitos de uniformidad en los colores que usaban los jugadores. Por supuesto, con sus Jordan el joven jugador de los Bulls se hace notar inmediatamente. Tanto es así que la NBA consideró que no respetaba los colores de la franquicia y decidió imponer advertencias y luego una multa a MJ que seguía adelante con sus provocaciones en el parqué, totalmente despreocupado. De ahí la idea de crear un anuncio llamado «Banned» (Prohibido), la idea de utilizar una prohibición para servir a los intereses de la «Afortunadamente, la NBA no puede impedir que te la pongas», decía el anuncio de Nike de la época.

La Air Jordan 1 llegó a las tiendas en 1985 y fue un gran éxito, se vendieron 100 millones de pares en un año. Esta zapatilla ha seducido a muchas generaciones, convirtiéndose en un icono para los aficionados al baloncesto, los aficionados al hip-hop, los fanáticos de las zapatillas y los fashionistas: hoy en día, es un plus con cualquier ropa que vistas, y se ha convertido en un elemento imprescindible de tu vestuario. La Air Jordan es la historia de un par de zapatillas que consigue un mate de marketing al estilo Jumpman, el tipo de éxito por el que había que apostar. Michael Jordan, amo en el parqué, pero sobre todo rey del marketing, o cómo un jugador de baloncesto se hizo millonario antes de cumplir 25 años, al tiempo que grababa su nombre en las canchas de baloncesto y en nuestros tobillos.

Louis Vuitton X League of Legends: colaboración inesperada

El Joker y Batman en tus Converse