Una mirada a la historia de Samuel Ross y su marca de moda A Cold Wall

in

Rey del minimalismo, la ropa técnica y los híbridos, la antigua mano derecha de Virgil Abloh, apasionado por todo tipo de diseño, da un nuevo impulso a su emblemática marca A Cold Wall*. Una mirada retrospectiva a la trayectoria del muy respetado Samuel Ross.

Con un feroz deseo de representar a la street culture y a la clase obrera británica, Sam Ross lanza A Cold Wall* en 2015. Tiene apenas 29 años y su marca ya vale más de 12 millones. Esto da una idea de hasta qué punto el brillante creador que creció en un barrio pobre y segregado de Northamptonshire ha logrado crear un verdadero imperio en pocos años. Sus padres son a la vez creativos e intelectuales. Su padre, que se especializa en vidrieras, estudió bellas artes en Central Saint Martins. Su madre es pintora y da clases de psicología. Atribuye a sus padres el mérito de haberle «esculpido» como alguien ultrasensible al arte y al diseño. Cuando tenía siete años, vendió su primer cuadro a un amigo. Cuando tenía 15 años, vendió Nike y adidas falsos a sus amigos y familiares.

¿Su primer amor? La ilustración y diseño gráfico, materias en las que se graduó en la Universidad de Montfort. En 2011, lanzó su primera marca de streetwear 2wnt4 mientras trabajaba como diseñador para Imperial GB. Dos años después, conoce a Virgil Abloh y Kanye West para trabajar en la colección de Kanye x APC. Virgil lo nombró entonces asistente creativo de la marca Off-White, para la cual contribuirá con la elaboración artística de instalaciones, pop-ups y eventos de todo tipo. Al mismo tiempo, aporta su contribución y su fresca perspectiva a marcas como Jerry Lorenzo’s Fear of God y Shayne Oliver’s Hood by Air en 2014.

El adjetivo que aparece muy a menudo cuando se menciona a Samuel Ross es «cerebral». Y es ciertamente este enfoque ultraintelectualizado de la ropa masculina lo que le ha valido ser finalista para el prestigioso premio LVMH y el premio ANDAM en 2018, así como un British Fashion Award. Imposible reducir el trabajo de la marca de ropa ACW* al simple streetwear ya que su expresión es muy compleja: desde los espectáculos hasta las formas, pasando por los materiales, las funcionalidades pero sobre todo la narración de historias, no se deja nada al azar.

Cada una de sus creaciones es una experiencia estructural. Inspirado por muchos arquitectos como James Turrell, Massimo Vignelli, Shusaku Arakawa, Francis Kéré y Christo, Samuel Ross tiene la intención de trabajar en la percepción del espacio, del color, de la forma y del diseño.

Utilizando materiales industriales como el PVC, el plástico y el nylon engomado en prendas casi de modisto, Sam Ross construye un discurso inclusivo y moderno para abrir una verdadera discusión con la nueva generación. Definitivamente conquistada, la nueva generación ha aclamado de hecho su trabajo de la misma manera que aclama (y reclama) el de Heron Preston. Sus colaboraciones con Nike (desde las Air Force 1 hasta las Vomero 5) y Oakley estaban destinadas al éxito.

Recientemente, el diseñador decidió ofrecer una nueva era a su marca, lo que demostró durante su primera presentación de AW20 en la Milan Fashion Week. «Esta colección representa el paso de la infancia a la edad adulta; es casi una autobiografía. Tenía 23 años cuando empecé con A-COLD-WALL*, y se trataba principalmente de streetwear. Ahora tengo 28 años, una prometida, un niño de 2 años y un negocio. Mi perspectiva de la vida ha cambiado mucho.» Más madura, la gama presentaba obviamente prendas de outdoor con cordones o pantalones de trabajo, pero también introducía un tayloring destacado o el abrigo de una rara elegancia. Si bien los aficionados a las correas, los multibolsillos y el PVC se sorprenderán por esta nueva dirección, sigue siendo muy probable que Samuel Ross siga deleitando a los que han evolucionado con él y que encuentre un público aún más amplio

Confirmado, vuelven los anillos de resina so 90’s: mira nuestra selección

Nike presenta un nuevo Air Zoom Pegasus 38